El centre

El centre

Las caricias de Sutja












No dejan de sorprenderme las reacciones de los caballos y cada una de ellas bien analizada una lección aprendida.
Os cuento la última experiencia que tuvimos ayer por la tarde; estábamos sentados en la hípica hablando de nuestras cosas, cuando entró un padre empujando la silla de ruedas de su hijo, un muchacho de unos diez años. Pidieron permiso para acercarse a los caballos y mientras Josep M les respondía a las preguntas, se interesaron por la equinoterapia, me llamaron, fui a buscar una tarjeta por si se decidían ponerse en contacto con Carla, etc..
Mientras su padre y yo hablábamos observe esos enormes ojos llenos de curiosidad y de luz que miraban a Sutja, una enorme yegua Frisona. (He de decir que el sentado en la silla de rueda no era más alto que las patas de la yegua). Entonces, toque a Sutja y le dije: mira qui t’ha vingut a veure un nen molt maco que vol ser el teu amic! (mira quien ha venido a verte, un niño muy bello que quiere ser tu amigo) la acaricie levemente i ella volvió su cara hacia él. El muchacho empezó a tocarla muy suavemente, me preguntó cómo se llamaba y le dijo un par de veces Sutja. Ella bajo su cabeza se dejó acariciar, la cara del joven era un indescriptible, a cada caricia más se le acercaba Sutja. Tan grande pero con una delicadeza extrema, bajo su hocico hacia sus piernas paralizadas y con él, acarició sus pies, sus piernas… Preguntó a su padre ¿qué me está haciendo?, el padre no pudo responder….
El hocico de los caballos es la parte más suave que poseen, tiene la textura del “vellut”"terciopelo" acompañado del aire caliente de la espiración hace que el contacto con esa parte, sea una de las más estimuladoras, cálidas y delicadas. Cuando conectas su respiración con la tuya y las dos se hacen una, te hacen sentir cálidamente acogida en su enorme corazón.
Sé que el muchacho sintió que le acariciaban las piernas y que sus pies estaban llenos de vida, lo vi en su cara entre llena de emoción y confusión, se que a nivel físico es improbable, pero Sutja llego a lugares que van mucho más allá de lo físico.
Los buenos resultados de este tipo de terapias entre muchos otros factores, radica en que gracias a la calidad amorosa de los caballos se consigue llegar hasta las partes más recónditas de nuestro Ser, rescatarnos, conectarnos, reconfortarnos, hacernos sentir vivos….
Enormemente agradecida por aprender, por mostrarme tantas y tan bellas experiencias

3 comentaris:

Anna M ha dit...

Qué suerte tienes y tienen con esa clase de experiencias. Me he emocionado mucho al leerla, porque casi podía sentir yo también el aliento de terciopelo. Gracias Anna por compartirlo con nosotros, eres increíble, amorosa y sabia!!! Gracias. Milena

Toni Morales ha dit...

Déu meu!!! Se m'ha posat la pell de gallina!!!: el nen i Sutja han connectat.
Anna: es tornaran a veure? Crec que l'euga l'ajudará molt...però que molt!!!

Anna M ha dit...

Hola Toni,
Divendres a la tarda va venir en Tom a muntar la Sutja encara no fa terapies i al ser tant alta es fa dificil poder controlar a nens que no es poden subjectar per si sols. Aquesta tarda escriure l'experiència que va tenir amb la Darling, si soc capaç d'expresar tot el que en Tom ens va fer viure.